Buscar
  • Grupo Alcansa

Vacaciones: cómo evitar el “aterrizaje forzoso” a la oficina

El término del periodo de vacaciones y retorno al trabajo puede traer sensaciones encontradas, ya que se debe retomar la rutina diaria y volver a los horarios habituales, lo cual a muchos genera sentimientos de pérdida de libertad, desánimo, irritación, somnolencia y falta de concentración, como también, altos niveles de ansiedad y estrés.


Estas situaciones son sentimientos y estados anímicos que repercuten directamente en el quehacer diario, pues la persona entra con un desgaste y debe volver a retomar el ritmo, lo cual puede ser un proceso que dura unos días, hasta incluso un par de semanas.

Para aminorar estas sensaciones, en Grupo Alcansa te entregamos estos tips que de seguro te serán de utilidad:


  • Organización ante todo: haz una lista de prioridades y pendientes, de modo que puedas segregar entre cosas urgentes y no urgentes y así optimizar tu tiempo y tu trabajo.

  • Llega un poco más temprano a tu trabajo los primeros días, para así retomar con tranquilidad la rutina. Es importante darse tiempo para revisar correos y organizar las información y temas de mayor a menor relevancia.

  • Aliméntate bien y duerme las horas necesarias: Durante las vacaciones es común que cambiemos los hábitos alimenticios y de sueño. En general, las personas tienden a comer más comida chatarra y acostarse más tarde. Al retomar la rutina laboral es importante consumir más verduras, frutas y hortalizas como base de una alimentación saludable. Además, es fundamental restablecer los hábitos de sueño y procurar dormir al menos ocho horas diarias.

  • ¡Calma! No todo es trabajo al volver a la oficina. Comparte con tus compañeros de trabajo, hablen de sus experiencias, reflexiones y nuevos objetivos. Esto no sólo ayuda a tener y proponer una mente fresca, sino además fomenta el lazo del trabajo en equipo.


Dado que existen variantes que afectan los niveles de eficiencia según las responsabilidades del cargo, el proceso de adaptación no es para todos igual ante el inicio de un ciclo laboral, por ello, la organización integral de los equipos y la comunicación entre las áreas relacionadas es esencial para que el comienzo de un nuevo año se realice de manera óptima.